IBVM EN EL MUNDO

  Irlandesas en el mundo hoy



      Hoy, el Instituto está presente en los cinco continentes llevando a cabo  distintas obras apostólicas. Unas 4.000 religiosas y un buen número de laicos atentos a los signos de los tiempos se esfuerzan en afrontar los desafíos de la humanidad en este tercer milenio.


      El Papa Pío XII en el primer Congreso Mundial del Apostolado seglar en 1951, calificó a María Ward de "mujer incomparable que, en las horas más sombrías, dio Inglaterra a la Iglesia Católica".

      Quiso una educación que integrara una formación espiritual, intelectual, física y psicológica; una formación que preparara a la persona para desempeñar su papel en la familia y en la sociedad.

      El volver a las fuentes, al espíritu y carisma del Instituto, no puede ser concebido como mera repetición de métodos, sino como capacidad de adaptación a situaciones inéditas con plena fidelidad a un espíritu. "Lo importante es tener muy claro de dónde se parte y a dónde se va".

  • Estamos formando personas íntegras. 
  • Damos una preparación para la vida. 
  • Educamos para la Libertad y la Justicia, la Solidaridad y la Verdad.

      Si nos preguntamos de dónde le vino a María Ward esta visión de futuro y la fuerza interna para llevarla a cabo, solo podemos contestar que "El espíritu sopla donde quiere". Hay hombres y mujeres destinados como instrumentos de Providencia en momentos de grandes crisis históricas y María Ward fue una de ellas.


El Instituto llega a España

      La fundadora de la Provincia Española fue M. Stanislaus Murphy, quien, cuando fue enviada en 1887 como Superiora a Gibraltar, traía orden de venir a España y volver a empezar la fundación del Instituto (de 1851 a 1856 tuvieron un colegio en Cádiz).

      En 1888 encontró una casa en la calle Larga del Puerto de Santa María. El colegio empezó a llenarse y surgió la preocupación por la falta de jardín que impedía el juego y los ejercicios al aire libre. Así que haciendo gala de  apertura en sus criterios educativos, las llevaban al campo para jugar y distraerse, detalle que, en aquel momento, extrañó y llamó mucho a atención.

      Se volvió a la idea de la fundación en Sevilla pero el Cardenal Ceferino sólo autorizó la apertura de una casa en las afueras de la capital, lo que en 1889 dio lugar al nacimiento del colegio de  Castilleja de la Cuesta en el palacio de Hernán Cortés.

      El Colegio B.V. María existe en Sevilla desde 1907, fecha en que se fundó como Colegio de San Estanislao en el nº 3 de la calle Bailén. En octubre de ese mismo año abrió sus puertas a 5 niños y 3 niñas. Estos ocho alumnos en total fueron la semilla del actual colegio de Bami, con más de 1180. Al alcanzar, el año siguiente, la cifra de 31 alumnas la casa se quedó pequeña. Por ello, en 1909, se realizó el traslado a la calle de Palmas n. 45 (hoy, Jesús del Gran Poder). Posteriormente se realizó un nuevo traslado al n. 7 de la misma calle, donde el colegio funcionó hasta el año 1968.

      A pesar de que desde 1957 el solar del colegio había sido ampliado con la compra de parte de Capitanía que daba a la plaza de la Gavidia y a la calle Padre Tarín, el colegio iba resultando ser cada vez más pequeño, además de carecer de campo de deportes y juegos. Por ello se hicieron gestiones para la construcción del actual colegio en el barrio de Bami fuera del centro de la ciudad. El curso de 1968-69 fue el último que se impartió en la calle Jesús del Gran Poder.

      El 31 de julio de 1969 se celebró la 1ª Eucaristía en el nuevo centro. La Capilla fue inaugurada el 2 de febrero de 1970. Desde entonces, la vida en el colegio ha seguido un ritmo ascendente. La presencia de varones en el colegio se limitó siempre a los cursos de párvulos. Desde el curso 1997-98 el colegio es mixto.

      La Asociación de Antiguas Alumnas del sur, formada por antiguas de Castilleja, Sevilla y Ntra. Sra. de Loreto (fundado en 1977),  tiene su sede en el colegio.de Bami (Sevilla).