Presentación

Misión

             El Colegio BVM Irlandesas de Bami es un Centro Educativo Católico que pertenece al IBVM, impregnado del carisma de nuestra fundadora Mary Ward.

            Un centro que participa en una misión evangelizadora, compartida por religiosas y laicos comprometidos, y que fundamenta su acción educativa en la concepción cristiana de la persona y del mundo adaptada a las necesidades socioculturales del lugar donde estamos ubicados.

Visión

En los próximos diez años desde la aprobación de la Misión, Visión y Valores (2015-2025) el colegio Bienaventurada Virgen María de Bami establece en relación con sus grupos de interés las siguientes líneas de visión:

LV1.-Consolidación de una metodología en permanente evolución a través de la innovación educativa que procure al alumnado el máximo desarrollo de todas sus competencias.

LV2.-Revisión y consolidación del proyecto de bilingüismo.

LV3.-Implantación y despliegue del proyecto de coeducación en nuestro centro. NO SE TRABAJAN EN ESTE PLAN ESTRATÉGICO

LV4.-Fomento del desarrollo personal y profesional del equipo de trabajadores.

LV5.-Implicación del personal con el Carácter Propio.

LV6.-Priorización de las actuaciones enfocadas a atender a los más vulnerables. NO SE TRABAJAN EN ESTE PLAN ESTRATÉGICO

LV7.-Eficiencia en la utilización y gestión de recursos para lograr una mejora continua según nuestra propuesta educativa.

LV8.-Crecimiento como comunidad educativa, con especial implicación y satisfacción de las familias y personal del Centro.

 Valores

            Queremos ser una comunidad educativa compuesta por personas:

·         Libres para ser dueñas de sí mismas, críticas con la realidad y constructoras de su propia vida y del mundo.

·         Con sentido de justicia en su relación con los demás siendo tolerantes, solidarias y agentes de cambio social.

·         Responsables y que se sientan parte de la creación y del mundo en el que viven.

·         Agentes de su propio proceso de formación, crecimiento y aprendizaje.

·         Sinceras y honestas consigo mismas y en su relación con los demás.

·         Alegres desde la esperanza del mensaje de Jesús, desde una autoestima positiva y primando el ser sobre el tener.

 

Modelo Educativo

      Nuestro colegio y su modelo educativo está basado en la tradición del Instituto de la Bienaventurada Virgen María (irlandesas) fundado por Mary Ward en el siglo XVII. Inaugurado en el centro de Sevilla en 1907, durante muchos años situado en la calle Jesús del Gran Poder y trasladado a su actual ubicación en 1968, comparte el Carácter Propio de todos los centros educativos que el Instituto tiene en España (seis centros) y en todo el mundo (Irlanda, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, India, Australia, África, etc.)

      Nuestros objetivos educativos están basados en los principios evangélicos y muy especialmente en la sinceridad, la búsqueda de la verdad, la libertad personal, la responsabilidad  y la justicia.

      Desde una visión trascendente, positiva de la vida y del ser humano, buscamos transmitir estos valores como fuente de esperanza y alegría, fundamentos de la identidad de nuestro centro.

      Concebimos la tarea educativa como una relación interpersonal basada en el respeto mutuo y la corresponsabilidad, que busca la promoción de la persona para que nuestros alumnos se sientan felices en su trabajo, en sus relaciones y en todas las actividades que conforman la vida dentro y fuera del Centro.

      Para nosotros el alumno es el sujeto y centro de la acción educativa, y hay que partir de sus capacidades y circunstancias, sin que eso signifique que no tenga que haber transmisión de conocimientos.

      Nuestro propósito es ayudar y  acompañar a los alumnos a descubrir por sí mismos su ser auténtico y a realizarse en él, buscando la integración de todas las dimensiones - física, afectiva, intelectual, social y  trascendente-espiritual - del ser humano, para vivir en equilibrio y plenitud  la excelencia. Creemos que así podrán ser agentes de cambio social y colaborar en la construcción de un mundo más justo y humano.

      Por eso es necesario que los alumnos aprendan a pensar, discernir, y tomar decisiones e integrar las diferentes, pero complementarias, dimensiones de nuestro ser. Este proceso aun siendo interior, lo realiza en sociedad a través de su realidad histórica, familiar y socio-cultural y por lo tanto es importante incorporar actitudes de escucha, respeto, diálogo y aceptación de diferentes opiniones.

Estilo de Enseñanza
      Creemos que el clima en el que se desenvuelve un proceso educativo eficaz se caracteriza por el respeto y la honestidad.
La autoridad, indispensable para que los alumnos crezcan en libertad, está  basada en la credibilidad, que depende de la coherencia, autenticidad y honradez.
      Ofrecemos atención personalizada para ayudarles a que aprendan a aceptar la realidad propia y la de los otros, para prepararles para una vida responsable y comprometida con la justicia, para lo que la experiencia, la reflexión, la acción y la evaluación dentro de un contexto son fundamentales.
      La pedagogía ignaciana que Mary Ward siguió como modelo para nuestros colegios intenta ir más allá de un buen rendimiento académico. Es un proceso de colaboración entre educandos y educadores en el que se fomenta el esfuerzo personal y de grupo, el estudio, la investigación y la creatividad, la reflexión para promover un aprendizaje para la vida y una acción al servicio de los demás. Su objetivo final es el desarrollo de hombres y mujeres competentes, reflexivos, libres, con conciencia y sentido solidario.
  
Finalidades educativas y objeto social

      Adoptar iniciativas capaces de ofrecer al alumnado la  idea y la esperanza de un  sociedad más justa y más humana.. Rechazamos por tanto una educación que sea reflejo pasivo de la sociedad.

Finalidades de ámbito personal, familiar, social, y profesional

1. El pleno desarrollo de la personalidad del alumno, potenciando todas sus dimensiones: espiritual, intelectual, físico, estético., afectivo -, artístico - creativa, social, moral.
2. La formación en el respeto a los derechos y libertades fundamentales, en el ejercicio de tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, fomentando el respeto a todas las personas  y cosas.
3. La promoción de los valores del Evangelio; el conocimiento, profundización, celebración y vivencia de la fe, libre y responsablemente, que lleve a una participación activa en la misión evangelizadora de la Iglesia y en su compromiso social.
4. La adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo, tanto individual como en equipo así como de conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, estéticos y religiosos.
5. La formación para participar activamente en la vida familiar, social y cultural, promoviendo un clima de apertura y aceptación ante las diferencias generacionales, socioculturales y promoviendo la transformación perfeccionadora de la sociedad en que vivimos/ proyecta un estilo de persona integrada en la sociedad como instrumento de cambio
6. La capacitación para el ejercicio de actividades profesionales, valorando el trabajo - intelectual y manual - como enriquecimiento de la propia persona y como aportación a la sociedad, más allá del éxito personal, fomentando la actitud de servicio a través de la participación activa en la vida del Colegio, asumiendo responsabilidades proporcionadas a su edad.

Finalidades de ámbito pedagógico

      El sistema educativo tendrá como principio básico la educación permanente; preparará a los alumnos para aprender por sí mismos. La actividad educativa se desarrollará atendiendo a los siguientes principios:

1. La atención personalizada que propicie una educación integral.
2. La metodología activa, que asegure la participación del alumnado en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Partimos de que el alumno es el principal artífice de su propia educación.
3. El desarrollo de las capacidades creativas y del espíritu crítico, siguiendo una pedagogía activa, que fomente la iniciativa, creatividad y búsqueda personal de las verdades y certezas.
4. La atención psicopedagógica y la orientación educativa y profesional.
5. La participación y colaboración de los padres y tutores para contribuir a la mejor consecución de los objetivos educativos, teniendo en cuenta que ningún centro puede llevar a cabo sus fines sin un profundo y permanente contacto con ellos.
6. La evaluación de los procesos de enseñanzas y aprendizaje de los Centro docentes y de los diversos elementos del sistema.
7. La autonomía pedagógica del Centro, dentro de los límites establecidos por las leyes, así como la actividad investigadoras de los profesores, a partir de su práctica docente.

      La educación en estos aspectos fundamentales sólo será posible si la vida misma del centro, en sus estructuras y en su comunidad educativa, encarna lo que quiere transmitir.

Principios organizativos

      El Centro se configura como una Comunidad Educativa integrada por el conjunto de personas: alumnado, personal docente, familias, personal no docente, que relacionadas entre sí e implicadas en la acción educativa, comparten y enriquecen los objetivos del Centro.

Normas de funcionamiento.

      Las normas de funcionamiento del Centro definen las características de las conductas que deben promoverse:

1. La corrección en el trato social, en especial, mediante el empleo de un lenguaje correcto y educado.
2. El cuidado en el aseo e imagen personal y la observancia de las normas del Centro sobre esta materia si las hubiere.
3. El respeto por el trabajo y función de todos los miembros de la Comunidad Educativa.
4. La cooperación en las actividades educativas, y en las celebraciones del Centro.
5. La adecuada utilización del edificio, mobiliario, instalaciones y material del Centro, conforme a su destino y normas de funcionamiento, así como el respeto a la reserva de acceso a determinadas zonas del Centro.
6. En general, el cumplimiento de los deberes que se señalan en la legislación vigente  a los miembros de la Comunidad Educativa y de cada unos de sus estamentos.
7. El Reglamento de Organización y Funcionamiento es el documento que desarrolla  estos principios y regula la vida en el Centro.